A continuación el hilo: 1) Trump no es político, y por eso no se comporta…

1) Trump no es político, y por eso no se comporta como tal. Dice las cosas como las siente, no es hipócrita. X eso no cae bien. No tiene el carisma de 1 político de oficio
2) A pesar de que Trump no es un político, ha ejercido el cargo de Presidente como ninguno de sus predecesores lo ha hecho. Ha desafiado a los poderosos, bien sea mediáticos, económicos, las farmacéuticas, los mercaderes de armas, el narcotráfico, y en especial al comunismo.
3) Trump le ha pisado los callos a rusos,chinos, iraníes, y le ha declarado la guerra a los regímenes castrochavistas de América Latina. Por supuesto, tantos frentes abiertos hizo q todos sus enemigos planificaran un plan para salir de él. Y qué mejor oportunidad q su reelección.
4) Y sin contar que voló por los aires el prestigio de las principales figuras del Partido Demócrata, comenzando por el cerco judicial en contra de sus dos icónicas figuras: Hillary Clinton y Barak Obama.
5) Eso aunado a la guerra económica con China, hizo que el frente mundial Anti Trump tomara fuerza.
6) Si Trump se jacta de sus éxitos en la economía gringa, qué mejor idea que lanzar un virus mundial, pero que atacase a los Estados Unidos en dos frentes: quebrar la economía para generar un voto castigo contra Trump, y si eso no era suficiente, justificar el voto por correo
7) Trump es un hombre acostumbrado a desafiar abiertamente a sus detractores y a todo aquel que lo cuestione, pero su inteligencia da para más: observó con paciencia, con cautela, con prudencia, los planes que fraguaban en su contra.
8) Así, desafió abiertamente los engañosos confinamientos por coronavirus, y redobló sus esfuerzos para mantener la economía estable, incluso, logró crecimiento económico a pesar de la pandemia.
9) Pero en cuanto a las elecciones, se limitó a denunciar el posible fraude electoral con el voto por correo, pero sin armar mucho alboroto. En este aspecto actuó sigilosamente, marcó las boletas electorales sin que los tramposos fueran conscientes de ello. Y los dejó rodar.
10) Mientras se fraguaba el fraude los poderosos medios armaron su estrategia: Primero inflaron hasta más no poder las encuestas. Tanto, que esa ventaja era solo virtual. En las reuniones públicas, el candidato Biden saludaba espacios vacíos o le hablaba a cuatro pelagatos.
11) En todas las encuestas perdía Trump. Con qué propósito? Consolidar una matriz de opinión en el sentido que si prosperaba el fraude a favor del demócrata, lo justificarían con las estadísticas amañadas, y si ganaba Trump, podían señalar fácilmente la posibilidad de un fraude.
12) Llegado el día de la elección, retrasaron el conteo en los Estados claves, y cuando la mayoría dormía, comenzaron a resucitar a los muertos. Mientras los medios se preparaban para censurar cualquier intento de Trump de cantar fraude. Luego montaron el “triunfo” mediático.
13) La idea de anticipar la victoria de Biden antes de la revisión de los votos en los Estados en disputa tenía como fin conseguir el “reconocimiento” internacional de Biden, para dejar a Trump como un renegado cuyo ego no era capaz de reconocer la derrota.
14) Pero mientras “celebraban” el triunfo de Biden, y todo el mundo apostaba a ciegas a la derrota de Trump, éste estaba organizando y monitoreando el súper equipo de expertos abogados q documentaría el sinfín de irregularidades presentadas en cada rincón de los Estados Unidos.
15) La disputa electoral se llevará un tiempo, pero sin lugar a dudas ya Donald Trump logró la más importante victoria: hizo recular a los medios que lo censuraron y los dejó muy mal parados en cuanto a credibilidad. Y de paso, pudo ver en la claridad a todos sus enemigos.
16) Si hay una Nación con historia en la defensa de su cultura democrática, esa es Norteamérica. Y por eso no tengo dudas que los ciudadanos y la Justicia harán prevalecer la verdad. Y de confirmarse la reelección de Trump, no habrá un solo perdedor.
17) El resultado final de la contienda electoral tendrá repercusiones a nivel mundial. Preparemonos para ver el nacimiento de un nuevo mundo.