Leyendo cada día sobre Inteligencia Artificial (también en LinkedIn) se diría que Terminator viene a por todos nosotros. Primero por los puestos de trabajo. Y luego por las propias personas convirtiéndonos en algún tipo de cyborg.

Titulares, charlas, vídeos… Los tecno-hippies se han escapado otra vez de Sillicon Valley. Y con sus amigos periodistas le explican a la gente cómo serán sus no-vidas dentro unos pocos años. Siempre muy pocos años, ya que el fin del mundo siempre está muy cerca, pero al mismo tiempo se va demorando paulatinamente.

Ahora toca Fin del Mundo modelo Cambio Climático, pero la inteligencia artificial le sigue muy de cerca. Siempre es importante tener temas de repuesto para cuando la gente vea de pronto al rey desnudo y se den cuenta del bluf.

Confusión por todas partes. Nadie aclara por ejemplo qué diferencia hay entre predecir valores, reconocer patrones, inteligencia, y conciencia. Y qué alejados están estos conceptos los unos de los otros.

¿Para qué averiguar la verdad? Ya están Hollywood, las redes, los medios y los políticos para decirnos lo que pasa, y los impuestos que va a costar que no pase. En el caso de la IA la lógica utilizada (incluso por gente aparentemente inteligente) es que si una máquina tiene muchos datos y los procesa muy rápido llegará a ser consciente. Y entonces decidirá que los Humanos sobramos. Básicamente como en Terminator.

Por lo tanto ya han empezado a aparecer documentos y comités alertando sobre “los peligros de la Inteligencia Artificial“. Paso previo a crear comisiones, y ministerios que vigilen de cerca lo que se programa. Por si viene Terminator y así poder cobrarle las tasas correspondientes, como a cualquier entidad consciente.

Ya tenemos otro ‘tema complejo’. Como el Calentamiento Global, las ‘Fake News’, la Blockchain, etc. en el que a la gente le resulta imposible diferenciar la ficción de la realidad. Y algunos se asombran de que g