Matrix es una construcción a nivel físico y energético que mantienen funcionando las entidades o personas que gobiernan nuestra realidad. Son lo que se hace llamar cabal, globalistas, deep state, etc. Personas que no tienen los mismos estándares morales que la sociedad pero cuya agenda es la de esclavizar las almas de todo el mundo.

La Matrix es una red de esclavitud que condiciona cómo pensamos, cómo sentimos y cómo nos relacionamos con el mundo: un mundo en el que estamos todos metidos peleándonos como robots. En su esencia está la fabricación de consenso: necesitan de una masa crítica de personas que lo “compren” y que por ejemplo crean que las noticias les dan una imagen precisa de la realidad del mundo.

La mente es la interfaz del espíritu con el cuerpo. Y este cartel demoníaco que gobierna el mundo se ocupa cada día de que la gente no despierte nunca, haciéndola vivir en una simulación de miedo y estrés. Miedo y estrés que a su vez provocan buena parte de los problemas de salud que creen estar combatiendo.

La solución definitiva para los problemas del mundo no es eliminar a los corruptos o auditar sus cuentas (otros los reemplazarían), sino ampliar nuestras conciencias y trascender Matrix: tienes primero que ser capaz de identificarlo, librándote de todas tus sombras: MIEDO, auto-juicio, duda, etc.