Todas las especies actuales están igual de evolucionadas. Los humanos compartimos el círculo exterior junto a los helechos, las bacterias, los cocodrilos o las medusas. Todos hemos pasado por 3.000 millones de años de evolución y reproducción exitosa de forma continuada. Ellos están tan evolucionados (y por lo tanto adaptados) como nosotros, y perfectamente adaptados a sus correspondientes medios.

La Tierra evoluciona a través de las especies. Todas están igual de evolucionadas, pero en el caso de los humanos nos ‘usa’ para poder dar el salto a otros Planetas. La vida evoluciona ocupando cada nicho ecológico y geográfico.

Para extenderse a otros mundos la vida necesita antes desarrollar tecnología (herramientas), mente (conciencia) y propósito y para eso somos. No tiene prisa, prueba millones de caminos y de formas para hacerlo: tiene literalmente todo el tiempo del mundo.