Mientras existan algoritmos centralizados decidiendo qué puedes y qué no puedes leer en Internet lo que lees estará sesgado, tu opinión será censurada, y las elecciones estarán manipuladas. Hacen falta plataformas menos mediáticas y más sociales.