Según los autodenominados “expertos” el problema más grave de la Humanidad es que ha desarrollado la capacidad de destruir la Tierra, o mejor dicho; la especie, pero no la capacidad de escapar del Planeta. Sin ser una especie interplanetaria la Humanidad está en el momento más delicado de toda su evolución como especie.  Esta es la teoría de Hawkins, y la de todos los lunáticos del NWO.

Pero incluso en una guerra nuclear total la especie no desaparecería. Aunque lo haría la Civilización tal y como la entendemos. Habría miles de millones de muertos sin duda, pero los individuos mejor adaptados a los nuevos entornos saldrían adelante.

Quizás con la mitad de esperanza de vida al principio, quizás mutando hacia una nuestra especie, pero la capacidad de adaptación del ser humano como un todo (incluyendo sus herramientas) es casi infinita.

Y prueba de ello es los entornos en los cuales sale adelante en el planeta: con la excepción del fondo oceánico y la Antártida hay personas de forma permanente en todas partes, y en los entornos más hostiles que se puedan imaginar.