La dualidad material / inmaterial, espiritual / científica, intuitiva / racional, etc. es en realidad una falacia. Como materia y energía: diferentes puntos de vista. Una ilusión de opuestos resultado de nuestras propias limitaciones para percibir una misma realidad fundamental.

Ves las cosas como algo que te ocurre a ti, separado de ti. Esa separación hace que te sientas pequeño y amenazado por las circunstancias. Pero lo que te ocurre también eres tú.

A nivel fundamental, no hay dador, ni regalo, ni receptor: solo es el Universo reordenándose. A escala cósmica dos personas peleándose es tan absurdo como si tus manos decidieran enfrentarse y tomar el control una de las dos. Es como tener pensamientos contradictorios, y estar fragmentado por dentro, que es nuestro estado más habitual.