Determinadas ideas como los derechos de propiedad, la educación, los ‘empleos’, la política, etc nos han mantenido esclavizados durante siglos. Son ideas filosóficas caducas que ya generan retornos cero o negativos en la mayoría de los casos. Y aunque la mayor parte de la población las sigue asumiento como propias, esto también es sintomático de un cambio de paradigma.

Las ideas evolucionan y mutan más rápido que los humanos. Una generación de humanos tiene unos 20 años, mientas que una generación – idea tiene unos pocos años, por eso la impresión 3D, robótica, sensores, biotecnología, etc. están evolucionando rapidísimamente. Y no necesita trabajadores del conocimiento: si tienes una idea se la encargas diseñar a otro, y a un tercero fabricarla.