A España le pasa un poco lo que a todos los países de cultura y cosmovisión católica, en la que concurren una mentalidad muy específica en la gente respecto del trabajo y la riqueza:

– Visión asistencialista-providencialista: masas de población viviendo de la cercanía al poder, cortesanismo, etc. Concepto barroco-mercantilista de la economía.
– La naturaleza del poder. El poder viene de ‘Dios’, o del Estado en su caso. No cree en la supremacía de la ley para todos, sino sólo para algunos.

La cultura son una serie de patrones de conducta de los que muchas veces no te das cuenta: los americanos admiran el trabajo bien hecho, a las personas que hacen una fortuna, etc. y eso impacta directamente en la forma que adopta un país.