Ningún sector de la economía se mueve hacia el trabajo a tiempo completo. Todo se está recortando, trasladando a outsourcing o a temporal. Esto ocurre no sólo en trabajos de bajo valor sino en cuadros medios, programadores, contables, abogados, e incluso ejecutivos senior.

Las empresas NO necesitan contratar como antes porque la tecnología está llegando a su destino manifiesto desde los años 30, cuando arranca el mass media.

Vamos a una sociedad sin ‘empleados’ no ha llegado aún pero está en camino. Y eso no está mal. Una nueva era en la historia en la que el arte, la ciencia, los negocios y el espíritu en general trabajarán junto para crear riqueza. La gente tendrá que salvarse a si misma, y no esperar que otros lo hagan por ellos. El problema es que este tipo de cambios nunca se han resuelto sin algún tipo de gran guerra o conflicto.