No importa lo brutal del entorno o lo duro que se te haga. Lo más importante es dar un paso más, el siguiente paso. Cuando pasas por tinieblas no te quedes ahí: atraviesa lo más rápido posible.

El miedo atenaza. Pero la clave es centrarse en los pasos más inmediatos a dar cada día. Llamar a unos pocos clientes, escribir unas pocas ideas, una campaña pequeña…

Es más fácil cambiar tus emociones haciendo algo que tratando de pensar diferente. La acción es el mejor punto de partida para provocar más acción. Esperar “motivado” a que ocurra algo y vengan los clientes no es una opción.

¿Necesitas ayuda? ¡Vamos a decirle al mundo que estás aquí!.