La mayoría de las ‘gold-backed’ cryptos son un fake. Todas aquellas que no están asociadas a una cantidad fija de oro, 100% redimibles (entregándote tu porción de oro) no deberían ser consideradas como respaldadas por oro.

De lo contrario uno podría decir que cualquier divisa como el dólar o el euro está también respaldada por oro (allí donde el país emisor tenga reservas), lo cual es obviamente falso.

La realidad es que este tipo de criptomonedas no tienen sentido. Toda la idea detrás de las cripto es tener un sistema electrónico distribuido de transferir valor sin la necesidad de estar atado a una ubicación física.

Igualmente ocurre con las criptomonedas asociadas a un país. Añadir el concepto “oro” o “país” literalmente destruye esas ventajas, haciendo la moneda vulnerable a la regulación. Son activos de naturalezas muy diferentes.

Este es uno de los motivos por el que el concepto de las criptomonedas como el Bitcoin es intrínsecamente opuesto al de las naciones-estado que emanan del control de un territorio específico.