En la gente de perfil teórico o docente el objetivo es la precisión: completar un modelo aún a riesgo de que resulte impracticable. Es el caso de políticos y burócratas, que tienden a normalizar y regular todo. De esta forma, cualquier cosa que hagas está sujeta a algún tipo de normativa o impuesto.

En la gente de perfil práctico o de negocios el objetivo es lo práctico, los skills. Hacer realidad algo aún a riesgo de ser imperfecto. Es el caso de empresarios y emprendedores, que tienden (cuando se dan las condiciones) a saltarse las normas y convenciones con tal de conseguir eficiencia.

Tanto las normas como la eficacia son necesarias para hacer funcionar las cosas: el problema es cuando no están equilibradas unas y otras.