En una sociedad en la que la imágen y el dinero funcionan como incentivos perversos la supervivencia sólo está garantizada para aquellos que realmente son buenos en manipular y engañar al resto del grupo.