La esencia del guerrero siempre está oculta y guardada por algo como una puerta. Bien escondida, es como un monasterio en las montañas. Muchos saben de su existencia, pero muy pocos llegan ahí, y menos aún entran.